Los trabajos actuales obligan a las personas a pasar gran parte del día sentada o al contrario parada, y en la mayoría de las ocasiones no le damos importancia a nuestra postura, sin embargo, una mala postura, puede perjudicar a nuestra salud, generando problemas como dolores y contracturas.

Adoptar una buena postura, puede mejorar nuestra capacidad respiratoria, además de evitar la aparición de dolores musculares y de columna, además, descomprime los órganos de nuestro aparato digestivo, facilitando así el proceso digestivo, y otorgándonos una figura más esbelta.

Como consecuencia de mantener una mala postura, este puede ocasionar una sobrecarga de peso en algunas regiones del cuerpo, lo que conlleva a diversos problemas como lesiones y dolor.

En la mayoría de los casos las primeras reacciones ocurren en la cintura, la región dorsal, el cuello y el trapecio. A continuación te presentamos las molestias más comunes que se presentan.

Dolor Lumbar

Suele presentarse generalmente cuando se está mucho tiempo sentado encorvado, o bien, cuando se permanece mucho tiempo de pie con la cintura quebrada.

Molestias en la zona central de la espalda

Es común que aparezcan cuando hay una curva dorsal exagerada, como cuando nos sentamos con los hombros demasiado hacia el frente, o cuando estamos de pie, sacando la panza. También ocurre cuando nos mantenemos de pie durante demasiado tiempo.

Dolor en cuello y trapecio

Sus causas más comunes son el exceso de apoyo en las articulaciones  de las últimas vértebras cervicales ocasionado frecuentemente por mirar al frente durante un largo periodo de tiempo. También suele presentarse por el aumento de tensión en la nuca, Generalmente éstos dolores se asocian a las contracturas.

Fuente: Biomanantial