En México, 44% de los padres limita la cantidad de tiempo que sus hijos pasan en internet con la intención de protegerlos de peligros en la red, según la empresa de ciberseguridad Kaspersky Lab.

De acuerdo con un comunicado de la compañía emitido este miércoles, uno de cada diez menores de 18 años en México (17%) es adicto al internet. Y los temores de la mayoría de los padres es que vean contenido inapropiado o explícito (51%) y se comuniquen con extraños (43%). Dado lo anterior, la incapacidad de los niños para distanciarse del mundo en línea se está convirtiendo rápidamente en una preocupación importante para los padres.

En conmemoración del Día del Niño, Kaspersky Lab emite algunos consejos para determinar qué contenido es el idóneo según las distintas etapas de desarrollo de los hijos:

De los 0 a los 4 años: A esta edad, la recomendación es que los niños no naveguen en internet, pues usualmente deben estar interesados en juegos, audiolibros, caricaturas y libros interactivos. Ninguna aplicación de este tipo requiere de una conexión a internet.

De 4 a 6 años: Los niños en esta etapa buscan explorar el mundo del entretenimiento en línea y les interesan juegos, libros interactivos para colorear, audiolibros y caricaturas. La interacción es muy parecida a la primera etapa, sin embargo, a esta edad a los niños les gustaría navegar por su cuenta.

Existen sitios diseñados para niños en esta etapa, sin embargo, es importante bloquear aquellas páginas que incluyen publicidad, ya que con un solo un clic, pueden llevar a los menores a contenido inapropiado.

De 6 a 11 años: En esta etapa los niños comienzan a utilizar la navegación en internet para educación y temas escolares, por lo tanto, necesitan supervisión para que no compartan información personal en línea y no se expongan a contenido inapropiado.

Si bien están interesados en la comunicación y la independencia, deben mantenerse en los límites del ‘ínternet para niños’.

Posterior a esta etapa, se recomienda introducir al adolescente poco a poco al internet ‘adulto’, sin dejar de estar involucrado y aplicar configuraciones de seguridad como bloquear el acceso de los niños a ciertas aplicaciones y sitios web o advirtiéndoles que los sitios y aplicaciones a los que están a punto de acceder son riesgosos y pueden incluir contenido peligroso.

Con información de Expansión