El número de años dedicados a la educación puede estar relacionado con un mayor riesgo de padecer miopía, de acuerdo con un estudio publicado en la revista British Medical Journal. Los investigadores dicen proporcionar “pruebas sólidas” de que dedicar más tiempo a formarse es un factor de riesgo para desarrollar miopía y que los resultados “tienen implicaciones importantes para las prácticas educativas”.

Actualmente, entre el 30 y el 50% de los adultos en los Estados Unidos y Europa son miopes y la tendencia en este momento es al alza, por lo que se espera que las personas con miopía en todo el mundo aumenten de 1.400 millones a 5.000 millones en 2050. De este modo este problema visual afectará a aproximadamente la mitad de la población mundial. Y casi el 10% de estas personas (alrededor de 9 millones) tendrán alta miopía, lo que conlleva un mayor riesgo de ceguera.

No es el primer estudio que muestra fuertes vínculos entre la educación y la miopía. De hecho, la idea de la investigación era averiguar cuál era el motivo exacto: ¿Son los niños miopes más estudiosos? ¿La gran cantidad de horas de estudio en el colegio y en casa causan miopía? ¿La posición socioeconómica conduce a la miopía y a niveles más altos de educación? Los científicos de la Universidad de Bristol y la Universidad de Cardiff querían determinar si realmente la educación es un factor de riesgo directo (causal) para la miopía o si se trataba de una mera correlación.

Para el estudio se ha usado una técnica llamada aleatorización mendeliana, que usa variantes genéticas para comprobar si una asociación observacional, por ejemplo la relación entre la educación y la miopía, es un efecto causal o no. En total se analizaron 44 variantes genéticas vinculadas con la miopía y 69 variantes genéticas relacionadas con años de escolarización para 67.798 hombres y mujeres de entre 40 y 69 años de la base de datos del Biobanco de Reino Unido.

Con información de Hipertextual