¿Estás atravesando por un divorcio causado por infidelidad?  Aprende a hablar de infidelidad con tus hijos.

Cosas que no debes decir a tus hijos

No contaminar a los hijos con el propio sufrimiento. Debes recordar que el dolor es tuyo y que si se lo transmites a tus hijos entonces también será de ellos. Ej. Nos abandonaron… cuando tu papá nos dejó… me siento súper dolida y tengo todo el derecho de estarlo; me deben entender.

No pretender que lo vivan como tú: el o la engañada fuiste tú. Ellos no perdieron un papá o una mamá. En ultima instancia tú perdiste a tu pareja sentimental. Ej. Tu papá o mamá te abandonó. Prefirió a otra persona y a otra familia por encima de nosotros.

No necesita tu hijo enterarse de todo. Recuerda que lo lastimas a él al intentar lastimar a tu expareja. Esa postura de mis hijos tienen todo el derecho de saber todo, en la mayoría de las veces solo una agresión para la expareja. Ej. A tu mamá no le importamos. Nunca le hemos importado.

No sobre informar. La línea más difícil de encontrar y no rebasar es la de no sobre informar. Ej. La zorra de fulana de tal se le metió a tu papá y destruyó nuestra familia.

No quieras que tus hijos sean tu apoyo. El apoyo lo necesitan ellos. No hagas responsables a tus hijos de tu cuidado y tu salud mental. Ej. Mamá, tranquila, aquí estoy yo para estar contigo. Tú y yo vamos a estar bien si te recargas en mí.

No voltees solo a tu sufrimiento. Velos a ellos. Es común que vivas esto con tanto dolor, que pierdas de vista no solo el dolor de tus hijos sino en ocasiones a ellos mismos. Ej. Tengo tanto dolor que no puedo evitarlo frente a mis hijos. Mujeres que año y medio después de resolver su dolor, volteo a ver lo mal que estaban sus hijos.

No quieras o provoques que le tengan resentimiento, coraje u odio a tu expareja. Pareciera que una buena forma de desquitarte de lo que te hicieron es volteando en su contra a tus hijos. Ej. Tú decidiste irte no con otr@? Pues el precio es perder a tus hijos.

No llenes de cargas afectivas los comentarios hacia tus hijos. Se puede comentar lo mismo de manera agresiva o resentida o de manera objetiva y descriptiva. Ej. Ya ves que hay hombres o mujeres que no tiene escrúpulos ni moral y se meten con personas casadas. Vs en ocasiones sin quererlo intencionalmente nos involucramos con personas que ya tienen un compromiso.

No antepongas tus emociones por encima de tus hijos. Esta es como en otras ocasiones, la gran regla de oro. Ej. Puedo estar muy dolido y lastimado, pero es la mamá de mis hijos y debo respetarla y que ellos la respeten a pesar de lo que haya hecho.

No envenenes su alma con tus resentimientos. El enojo, el resentimiento y el rencor, no son adecuados ni deseables desde ninguna perspectiva que se vea. Ej. Tu padre abandonó el barco familiar para irse a revolcar a la mierda.

No seas tendenciosa. Puedes describir la situación objetivamente y sin cargas emocionales. Ej. La zorra de tu papá vs la nueva pareja de tu papá.

No dejes de reconocer tus sentimientos. Es importante que tú identifiques tus propias emociones para que puedas ayudarlos a identificar las suyas. Ej. Es normal que nos sintamos tristes. Las cosas han cambiado mucho y tenemos que adaptarnos a esta nueva situación.

No dejes de buscar ayuda si tu o tus hijos la necesitan. No te hagas la (el) fuerte o que puedes sol@ si no es así. Tener la humildad para reconocer la necesidad de ayuda es muchas de las veces el primer paso para, en serio, estar bien.

 

Con información de BB Mundo