No puedes esperar que los niños tengan una respuesta a dicha pregunta, de la misma manera en la que no saben con quién van a casarse o dónde van a vivir. Justo la niñez se trata de explotar y averiguar quiénes son y lo que quieren ser.

Puedes creer que no tiene nada de malo, ni es una pregunta con la intención de generar pánico en tu hijo, pero diversos estudios han demostrado que para algunos niños, este cuestionamiento genera miedo y estrés.

El sitio Popsugar Moms asegura que el 65% de los trabajos no han sido creados y que estos se desarrollarán en gran medida, por las capacidades de las nuevas generaciones.

En lugar de hacerle esa pregunta concreta a tu pequeño, la cambies por alguna que lo ayude a pensar y a ver el mundo de manera diferente. Por ejemplo, “¿Cómo crees que puedes mejorar el mundo en el que vivimos?”.

Lo mejor es recordar que no somos nuestros trabajos, a lo que nos dedicamos es solo una parte de lo que nos forma y transmitirle esta enseñanza a tu hijo, lo hará un mejor ser humano.

Con información de BB Mundo