La falta de sueño en los niños puede tener graves consecuencias como sobrepeso y afectaciones en el sistema inmunológico, y es un factor de riesgo para el desarrollo de diabetes tipo 2.

Los niños que no duermen tienen más riesgo de desarrollar enfermedades, además afecta su baja estatura y talla, debido a que durante el sueño libera la hormona de crecimiento.

El trastorno más común que se presenta en la población infantil es la apnea del sueño, la cual es la interrupción de la respiración cuando están dormidos y despiertan para volver a respirar.

Cuando los niños duermen poco no logran liberar melatonina, la hormona del sueño y por el contrario generan adrenalina y cortisol, las cuales elevan la presión arterial y procovan hambre lo que a su vez las lleva al sobrepeso.