De acuerdo con la Encuesta de Niños, Niñas y Mujeres (ENIM) 2015, uno de cada ocho niños mexicanos menores de cinco años de edad tienen desnutrición crónica. El promedio nacional de esta condición que se origina por la carencia de alimentación adecuada o por tener enfermedades recurrentes o crónicas, es de 12.7 por ciento, pero en el sur del país se eleva a casi 17 por ciento de los infantes.

Otro hallazgo de la encuesta es el descenso de la obesidad casi a la mitad en ese grupo de edad, pues pasó de 9.7 por ciento detectado en la Encuesta Nacional de Salud y Nutrición (Ensanut) 2012 a 5.2 por ciento en 2015.

El estudio, realizado por el Instituto Nacional de Salud Pública (INSP) y financiado por el Fondo de Naciones Unidas para la Infancia (Unicef), exploró la situación de los menores de edad y las mujeres en diferentes temas, entre ellos el VIH/sida, y encontró que la población femenina sigue siendo vulnerable a la transmisión de la enfermedad.

Aunque 96 por ciento de las mujeres de 15 a 49 años han oído hablar del síndrome de inmunodeficiencia adquirida (Sida), sólo 31 por ciento de las que tienen de 15 a 24 años identificaron dos formas de prevenir la transmisión sexual del virus; es decir, el uso del condón y mantener relaciones sexuales con una pareja fiel y no infectada.

Respecto a la desnutrición crónica que persiste en los niños menores de cinco años, información oficial resalta mejoría en el indicador, pero desde hace por lo menos una década se ha mantenido la cantidad de infantes que tienen baja talla para la edad. Son alrededor de 1.4 millones de individuos, a los que se suman casi 300 mil en condición severa de desnutrición.

La baja talla para la edad de los niños en las zonas rurales (18.9 por ciento) es mayor respecto de los que viven en áreas urbanas (10.2 por ciento). De igual forma, en la zona sur del país esta deficiencia está presente en 16.7 por ciento de los infantes, mientras que en el noroeste 8.5 por ciento presentan esta deficiencia; en el noreste, 11.4; centro, 12.5; ciudad de México y estado de México, 12 por ciento.

La ENIM llama la atención respecto a que 32.3 por ciento de los niños con desnutrición crónica tienen entre uno y dos años, lo cual es previsible y está relacionado con la edad a la que muchos niños dejan de ser amamantados y están expuestos a la contaminación del agua, de los alimentos y el ambiente.

En cuanto a la obesidad, la ENIM 2015 resalta que 5.2 por ciento de los niños menores de cinco años de edad son obesos, lo que implica una disminución de 47 por ciento respecto a los datos de 2012.

Con información de La Jornada