asma

El asma es una enfermedad crónica que no tiene cura, que se caracteriza por ataques recurrentes de falta de aire y sibilancias, se estima entre el 10 y 15 por ciento de la población del país la padece.

Los síntomas pueden sobrevenir varias veces al día o a la semana, y en algunas personas se agravan durante la actividad física o por la noche.

Destacó que aún no existe una cura total para este mal, pero existen métodos muy interesantes para el control del asma.

Es importante detectarla a tiempo la enfermedad y atenderla de inmediato, debido a que es un padecimiento que afecta calidad de vida, la productividad, es muy costosa y ya está considerada como un problema de salud pública.

El asma es una enfermedad multifactorial que empieza a temprana edad, está muy relacionada con el ambiente y la genética y, en ocasiones, va acompañada de alergia, tos, dificultad respiratoria y opresión en el pecho, entre otros síntomas.

Los factores de riesgo para esta enfermedad son alergia, prematurez, infección viral a temprana edad, reflujo agudo, infección de bronquios o sinusitis, predisposición genética, obesidad, tabaquismo y medio ambiente, entre otros, abundó.

El tratamiento del asma se divide en dos partes que consisten en el rescate, cuando se tiene la exacerbación o crisis aguda, ya sea con nebulización o el uso de inhaladores, previamente recetados por el médico y el control adecuado de la enfermedad.