Si bien el índice de obesidad de niños de países ricos podría haber topado, los menores de países en desarrollo cada vez suben más de peso por comer alimentos poco saludables, de acuerdo con un estudio.

A nivel mundial, los niños todavía están por debajo de su peso, o sea que no están obesos, aunque los investigadores creen que eso cambiará para el 2022 si el patrón continúa.

Científicos en Gran Bretaña y en la Organización Mundial de la Salud (OMS) encabezaron un análisis de información de más de 2 mil 400 estudios que analizó la estatura y peso de unos 32 millones de niños desde los 5 hasta los 19 años. Ellos crearon modelos para calcular patrones de índice de masa corporal, medida basada en estatura y peso, de 1975 a 2016.

En los países desarrollados, los investigadores calcularon que los índices de obesidad entre niños y adolescentes recientemente habían topado a alrededor del 10 por ciento en Gran Bretaña y cerca del 20 por ciento en Estados Unidos.

Ezzati y colegas hallaron que en partes de Asia, el norte de África y el Medio Oriente, los índices de obesidad están subiendo. A nivel mundial, los índices de obesidad entre niños y adolescentes aumentaron de menos de 1 por ciento en 1975 por ambos géneros a alrededor de 6 por ciento por niñas y 8 por ciento por niños. Científicos calculan que eso representa unos 50 millones de niñas y 74 millones de niños.

El año pasado, los niños y adolescentes más obesos estuvieron en Nauru, las Islas Cook y Palau, pequeñas islas en Micronesia y el océano Pacífico Sur.

Con información de La Jornada