Después del temblor del 19 de septiembre pasado, los alumnos de educación básica de la Ciudad de México están sufriendo estrés postraumático, lo que ocasiona un nivel de ausentismo de por lo menos el 50 por ciento.

Los niños que van del preescolar a nivel secundaría presentan hipersensibilidad al entorno, pues consideran cualquier movimiento como un sismo, además de ansiedad exacerbada que dificulta su concentración.

Ante esta situación, es recomendable una brigada de atención psicológica para atender estos padecimientos de los niños y niñas afectados. Además es importante que los padres dialoguen con sus hijos y explicarles las medidas de seguridad en casos de sismos, además resaltar que los derrumbes ocurridos durante el último temblor, se debieron a que los edificios estaban mal construidos o en mal estado.

En la Ciudad de México hay 4 mil 947 escuelas públicas de nivel básico, donde laboran 140 mil 92 maestros y asisten 2 millones 171 mil 607 estudiantes, de los cuales 48.9% son mujeres y el resto hombres.