anorexia

Los trastornos alimenticios son enfermedades que tienen mucho que ver con la imagen y percepción de cada persona. Las más conocidas son la anorexia y bulimia, pero en la actualidad se han encontrado muchos más padecimientos derivadas de estas.

La bulimia y la anorexia son trastornos cuya base se encuentra en alteraciones psicológicas que puede llegar a tener graves repercusiones biológicas y fisiológicas.

Además son patologías psiquiátricamente graves que pueden llevar hasta la muerte. La anorexia es el producto de la no ingesta de alimentos por el miedo a engordar a pesar de que el peso este por debajo de los índices normales.

La bulimia es el consumo excesivo de alimentos, para después  desecharlos a través del vomito.

Los Trastornos de la Conducta Alimentaria (TCA) son alteraciones del comportamiento en relación con los alimentos.

En cualquiera de estos aspectos se manifiestan cambios que pueden condicionar gravemente la vida personal, familiar y social de quienes se rigen con la idea de ser delgados.

Algunos signos a observar:

Comer en exceso
Ingesta de una mayor cantidad de alimentos de lo correcto
Sensación de pérdida de control con la ingesta
Conductas compensatorias inadecuadas
Conductas eliminatorias
Conductas purgativas: ayunos, excesiva actividad física.
Miedo intenso a engordar
Variación del estado de ánimo
Depresión, irritabilidad, inestabilidad
Disconformidad con el cuerpo

Las enfermedades que se han derivado de la anorexia y bulimia son:

Ortorexia

Trastorno alimentario con característica selectiva. Se incorporan alimentos “sanos” hasta llegar a ser únicamente orgánicos aquellos alimentos que se ingieran.

Vigorexia

Alteración de la conducta alimentaria en la cual se busca en la selectividad alimentaria conseguir un físico musculoso, atlético que guste en el caso del hombre a las mujeres, para lo cual llegan a modificar de tal manera su alimentación que puede ser la antesala de un trastorno alimentario.

Con información de Informe 21