embarazooo

La diabetes gestacional, es el incremento de glucosa (azúcar) en sangre durante la gestación (embarazo).

Suele aparecer en las semanas 24 a la 28 del embarazo. En muchos casos, los niveles de glucosa en la sangre regresan a la normalidad después del parto.

El incremento en los niveles de glucosa maternos está asociado con un incremento en el índice de complicaciones perinatales, como el trauma natal, la hipoglucemia y la ictericia. Pocas veces se presenta una muerte fetal intrauterina.

Factores de riesgo:

• Edad avanzada de la madre
• Antecedentes de diabetes en la familia
• Presentar obesidad
• Haber padecido diabetes gestacional en un embarazo previo
• Infecciones recurrentes

Síntomas:

• Mucha sed
• Mucha hambre
• Muchas ganas de orinar
• Gran aumento de peso sin razón aparente

Tratamiento:
Las metas del tratamiento son mantener los niveles de glucosa en la sangre dentro de los límites normales durante el embarazo y asegurar el bienestar del feto.
El automonitoreo de los niveles de glucosa en la sangre le permite a la madre participar en su cuidado. La observación para evaluar el tamaño y bienestar fetales incluye exámenes de ultrasonido y pruebas que indiquen que no hay sufrimiento fetal.

Tratamiento dietético:
• La mujer embarazada con diabetes gestacional, debe, al igual que las mujeres que no la padecen, cubrir todos los requerimientos de nutrimentos.
• Es importante hacer 5 o 6 comidas al día.
• Limitar el consumo de azúcares simples y harinas refinadas (jugos de fruta, caramelos, azúcar de mesa, miel, donas, harina para hot cakes, almíbar, refrescos, etc).
• Limitar el consumo de grasa saturada y colesterol
• Aumentar el consumo de fibra.
• Reducir el consumo de sal.
• Aumentar la actividad física.

Si la dieta no controla los niveles de glucosa en la sangre y no logra mantenerlos dentro del rango recomendado, se debe iniciar una terapia con hipoglucemiantes o incluso insulina. El automonitoreo de la glucosa en sangre es indispensable para que el tratamiento sea efectivo.