fumar

De acuerdo con un estudio realizado por la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM),  el tabaquismo tiene mayores efectos negativos en las mujeres que en los hombres, debido a cuestiones biológicas y sociales ya que en las mujeres la adicción al tabaco aumenta en tres veces la posibilidad de contraer cáncer cérvico uterino y 25 veces más el de mama; además ellas presentan más rápido consecuencias como bronquitis crónica y efisema pulmonar.

Esto se debe a que la superficie de los pulmones femeninos es menor que la de los hombres y es más afectada por las siete mil sustancias químicas que contiene el humo del tabaco, de las cuales unas 70 son cancerígenas.

Para las mujeres es más difícil dejar de fumar y por ello durante el embarazo sólo disminuyen el número de cigarrillos que consumen, con el consecuente daño para la salud del feto, en el que puede provocar malformaciones.

Cuando una madre de familia fuma también enferma a sus hijos que son fumadores pasivos y pueden presentar las mismas enfermedades que la adicta; además, tienen cuatro veces más posibilidades de convertirse en fumadores activos.

Cada año en este país fallecen más de 160 personas al día por enfermedades relacionadas con el tabaquismo y el gobierno mexicano debe invertir al año 61,000 millones de pesos en el sector público para atender los padecimientos derivados de esta enfermedad.