Más de la mitad de los menores entre 8 y 12 años del mundo están sujetos a amenazas en línea cuando utilizan plataformas digitales, según un estudio publicado que recoge los hábitos de 34 mil niños de 29 países.

El informe, elaborado por el DQ Institute en asociación con el Foro Económico Mundial, señala que los niños pasan una media de 32 horas semanales solos delante de pantallas por entretenimiento, más tiempo que en el colegio.

Los resultados confirman una asociación positiva entre el tiempo que pasan ante una pantalla y la exposición al acoso cibernético, la adicción a los videojuegos, los encuentros fuera de línea y los comportamientos sexuales en línea.

Según el documento, 56% de los niños entre 8 y 12 años está expuestos a al menos un desafío relacionado con internet cuando utilizan plataformas digitales.

Estas amenazas incluyen acoso cibernético, adicción al juego, reuniones fuera de línea y comportamientos sexuales en línea que también se han relacionado con el robo de identidad digital, desinformación digital y una empatía reducida.

Los datos indican que el 47 % de los niños de la muestra fue víctima de acoso cibernético el último año.

De acuerdo con el estudio, en las economías emergentes las amenazas cibernéticas están más extendidas y los riesgos son un 33% mayores, en gran medida, a causa de la rápida adopción de la tecnología móvil y las plataformas digitales sin que los menores hayan recibido la formación adecuada.

Los autores del informe subrayaron la necesidad de “acciones concretas por parte de los gobiernos, la industria y la sociedad civil para ayudar a los padres a combatir las amenazas a las que se enfrentan los internautas más jóvenes”.

En este sentido, consideraron que la necesidad es “aguda” en el caso de las economías emergentes por el rápido aumento de la penetración de internet en estos países, que representarán 90% de todos los nuevos usuarios de la red para 2020.

Para el fundador y director ejecutivo del DQ Institute, Yuhyun Park, “desde una edad temprana los niños utilizan las redes sociales a través de los teléfonos móviles de forma excesiva”.

Con información de Proceso