Desde 1960 se conmemora en nuestro país a los abogados gracias a la solicitud de un Diario capitalino, siendo el propio presidente de la Republica de ese entonces, el licenciado Adolfo López Mateos, quien diera por decretado el Día del Abogado.

La historia señala que en 1960 se celebró por primera vez en México el Día del Abogado, a partir de un decreto presidencial. Desde ese año, el 12 de julio los mexicanos celebramos a quienes de encargan de defender y hacer cumplir las leyes.

Pero, ¿a qué se debe esto? 

La historia de esta celebración se remonta a hace casi 500 años, cuando nuestro país aún se encontraba bajo dominio español. En aquellos días, precisamente el 21 de septiembre de 1551, el rey Carlos I de España —y Carlos V del Sacro Imperio Romano Germánico, cuya efigie durante muchos años apareció en una barra de chocolate— ordenó establecer en la Nueva España un centro de estudios de universidad de las ciencias.

Debido a ese decreto, se estableció en nuestro país la Real y Pontificia Universidad de México el 25 de enero de 1553. Las facultades que dieron inicio a la educación universitaria en nuestro país fueron las de Cánones y la de Leyes.

Así fue que, el 12 de julio de 1553, se estableció en el Virreinato de la Nueva España la primera cátedra para la enseñanza del Derecho y se dictaron las primeras Ordenanzas de Buen Gobierno. Por eso se celebra el Día del Abogado el 12 de julio.

Además, ese mismo día, Bartolomé de Frías y Albornoz leyó la Prima de Leyes, una de las cátedras que había en ese tiempo, en la que se introducía al alumno en los principios fundamentales del Derecho Romano. Así se ubica este día como la fecha de la primera cátedra de derecho en América Latina.

Con información de Milenio

 

FM