Galletas, el veneno permitido de los niños

Uno de los alimentos más recurridos tanto en los niños como en los adultos son las galletas. Las podemos consumir en la mañana al tomar una taza de café o leche, a media tarde antes de la hora de la comida o incluso en la noche para cenar.

Las galletas se han transformado en un “alimento”, cuando en realidad se trata de un postre, un efecto causado por la publicidad en los medios de comunicación, lo que ha propiciado que la población lo considere como un “alimento bueno” y una alternativa “saludable” cuando no tiene tiempo de salir a comer.

Incluso la familia mexicana las ha incorporado dentro de su alimentación básica sin darse cuenta del daño que le hacen a su cuerpo, convirtiendo a las personas poco a poco en el famoso “monstruo de las galletas”.

Hoy en día existen un sinfín de presentaciones, incluso las “saludables”, pero el contenido sigue siendo el mismo: harina refinada, grasas nada saludables, además de las grandes cantidades de azúcar.

Por ello el consumo de este producto  (sumado al resto de la panadería, refrescos, zumos, batidos, bebidas energéticas, golosinas, entre otros) perjudica la salud y contribuye al desarrollo de enfermedades cardiovasculares, diabetes, sobrepeso y obesidad.

Así que la próxima vez que vayas por la despensa de la semana, pon atención a todos los ingredientes que contiene las galletas, y te darás cuenta de la cantidad de azúcar que diariamente le das a tu familia.

Fuente: Sin Azúcar por favor