lunch

Después de las vacaciones, la alimentación de los niños se ve afectada, ya que regresa a los viejos hábitos de ingerir golosinas, dulces, entre otros. Para evitar que esto suceda lo mejor es prepararles un lunch que sea atractivo y que además lo nutra.

A continuación te presentamos algunas recomendaciones que debes tomar en cuenta al momento de preparar el lunch de tu hijo.

Proteína

Este tipo de alimento será en encargado de dar saciedad al menor, por lo cual nunca debe faltar en el refrigerio, los más comunes son: huevo, jamón de pavo, atún en agua o queso panela

Balance

El refrigerio siempre, además de la proteína, debe de contener verduras, una buena combinación son los rollitos de jamón junto con jitomate cherry.

Agua

Lo mejor es el agua natural, pero si tu hijo no está acostumbrado a su consumo, puedes agregar rodajas de frutas en el líquido para obtener un toque de sabor. Puede ser naranja, frutos rojos, hierbabuena o jengibre, y recuerda no agregar azúcar.

Evita los jugos

Si deseas que tu hijo ingiera más frutas, lo mejor es que se la coma, por lo tanto evita a toda costa el consumo de jugos, ya que estos sólo aportan azúcar al menor y le quitan toda la fibra que contienen.

Respetar horarios

Es importante que el menor consuma sus alimentos en el mismo horario, de esta manera el niño contará con los nutrientes necesarios para realizar todas sus actividades escolares. De lo contrario, es muy probable que tu hijo llegue con más hambre a casa y tienda a comer más de lo necesario.

Crear hábitos

Cuando el menor cuenta con la comida del día, se van creando hábitos alimenticios que evitará que el niño esté “picoteando” entre comidas, así como ingerir comida chatarra.

Fuente: Publimetro