embarazos adolescentes

En México cada año existen cerca de medio millón de embarazos adolescentes, según informa el organismo internacional Save the Children. Es el país de la OCDE con la tasa más alta y la organización alerta de los riesgos que sufre este grupo de población en su acceso a la educación y el desarrollo. Son “los olvidados” de México, según la organización, porque nadie los atiende específicamente a ellos y se han convertido en uno de los sectores más vulnerables del país.

El embarazo en jóvenes implica, según Save the Children, “un problema grave de salud pública ya que las adolescentes tienen dos veces más probabilidades de morir por complicaciones en el embarazo o el parto que las mujeres adultas”.

Las cifras sobre gestaciones en mujeres de 10 a 19 años se combinan con otros datos alarmantes. Entre 2006 y 2014 se han registrado casi 100.000 partos de mujeres menores de 15 años que están relacionados con abuso o violencia sexual. Ellas, además, tienen las tasas más altas de contracción de enfermedades de transmisión sexual (ETS). El índice de ETS en las jóvenes es 13 veces mayor que en los chicos. En 2015, del total de casos notificados como seropositivos, un 5,5% corresponde a adolescentes entre 15 y 19 años. Esto es, alrededor de 3.200 personas y en su mayoría mujeres.

El embarazo adolescente es un reflejo de la desigualdad del país. El 60% de ellas pertenece a familias de bajos ingresos y su situación sólo empeora por la incapacidad de acceder a los servicios de salud para ella y para su hijo, así como a una educación, a una alimentación saludable y a cualquier oportunidad de desarrollo, señala el organismo. Es lo que la organización llama “reproducir el ciclo de la pobreza”,es decir, que los pobres seguirán siendo más pobres.

En México hay cerca de 22 millones de jóvenes, esto es, casi el 20% de la población se encuentra entre los 10 y 19 años. Save the Children apunta a ellos como “los olvidados”, porque no figuran entre los niños ni tampoco entre los mayores de 65 años, habitualmente los más vulnerables y hacia quienes se destinan la mayoría de políticas públicas.

De todos los menores de 12 a 19 años del país, más de la mitad vive en condiciones de pobreza. El 11% en pobreza extrema. Y el 20% no tiene acceso a los servicios básicos de salud. México destaca también entre los países de la OCDE por ser el que cuenta con el número mayor de adolescentes que no va a la escuela, el 54% de ellos ni siquiera se ha matriculado. Derivado de esta problemática el informe señala que el 60% sólo pueden aspirar a un empleo informal, que generalmente les deja entre uno y dos salarios mínimos, esto es, unos cuatro u ocho dólares al día.