chocolate

Una de las golosinas favoritas de las personas sin duda es el chocolate, y es que este producto además de apetecible es altamente calórico y azucarado. Tan solo 100 gramos de este te aportan 500 calorías, debido a que está compuesto por un alto contenido de grasas y azúcares.

Además alrededor de este producto han surgido un sinfín de mitos que aclararemos, a continuación se presentamos los más populares.

Los efectos del consumo de chocolate sobre el estado de ánimo son diversos y contradictorios. Mientras que hay quien le atribuye efectos estimulantes, otros afirman que contribuye a apaciguar la sensación de nerviosismo y ansiedad.

Mientras que el cacao contiene una cantidad importante de azúcar y grasas, a la que podría atribuirse la sensación placentera derivada de su ingesta. Los compuestos que se consideran estimulantes del sistema nervioso, como la cafeína y la teobromina, podrían ser los responsables de la supuesta sensación estimulante del chocolate, capaz de mejorar el estado anímico de quien lo ha consumido.

Sin embargo, este efecto ha sido estudiado por la Autoridad Europea de Seguridad Alimentaria y Nutrición (EFSA), que ha establecido que no existe relación de causa-efecto y que, por lo tanto, no hay investigaciones que corroboren este mito en la actualidad.

Algunos estudios apuntan a que ciertos compuestos activos presentes en el cacao, como los flavonoides, que podrían mejorar algunos parámetros del sistema cardiovascular.

En este caso, la EFSA también se ha encargado de buscar cuál es la evidencia científica que respalda dichas afirmaciones. Y ha destacado que no existe relación entre el consumo de flavonoides del cacao y la protección de los lípidos sanguíneos de la oxidación, así como tampoco con el mantenimiento de la presión sanguínea normal.

Por otro lado,  la misma institución considera que el consumo diario de 200 mg de flavonoides del cacao sí contribuye a la dilatación de los vasos sanguíneos, lo cual es positivo para la circulación sanguínea y podría considerarse, por lo tanto, beneficioso para el sistema cardiovascular. En cualquier caso, los beneficios del consumo de chocolate son debidos a los flavonoides del cacao, razón por la cual se recomienda escoger el chocolate negro, con mayor porcentaje en este componente.

Ningún alimento, por sí solo, es el causante directo del aumento de peso. Aún así, se acepta que el incremento de peso es debido, en muchos casos, a un desequilibrio entre la ingesta y el gasto energético.

El exceso de calorías consumidas y que no son gastadas se acumula en forma de grasa en el organismo. En este marco, el chocolate, por el hecho de ser un alimento de alta densidad energética, debe considerarse como un alimento a tomar con moderación. Sin embargo, será el cómputo total de energía consumida a lo largo del día (provenga o no del chocolate) el causante, o no, del aumento de peso.