Obesidad aumenta los accidentes viales

Un nuevo estudio realizado por la Universidad Autónoma Metropolitana (UAM) Unidad Xochimilco e investigadores del Centro para el Fomento de la Educación y la Salud de los Operarios del Transporte Público de la Ciudad de México (Cenfes) determinó que el sobrepeso incide en el número de accidentes viales debido a que reduce la capacidad de reacción de las personas.

Esta investigación se realizó con la finalidad de determinar la relación entre las condiciones laborales de los choferes y su estado de salud. Ya en México al menos el 85 por ciento de los operadores de taxis, microbuses y autobuses de transporte público presentan problemas de obesidad o sobrepeso.

Miriam Téllez, directora del Cenfes, explicó que el problema con los conductores de estos servicios tiene origen principalmente en tres factores: malos hábitos alimenticios, jornadas de trabajo que en ocasiones llegan a las 12 horas detrás del volante y poco acceso a servicios de salud pública o de seguridad social.

De igual manera señaló que padecimientos como la obesidad y las enfermedades que de ésta derivan, aunado a las malas condiciones laborales, provocan dolencias que distraen o reducen los niveles de atención cuando conducen.

La especialista en capacitación a operarios del transporte público aseguró que las dolencias vinculadas con enfermedades tienen un efecto similar al de distractores como el que los choferes viajen con acompañantes, instrumentos y objetos ajenos al vehículo o que beban agua mientras conducen.

Bajo este panorama, el Cenfes y la UAM Xochimilco llevan a cabo la investigación que permita cruzar ambos indicadores con el objetivo de obtener datos que determinen el porcentaje que corresponde a las enfermedades crónicas como responsables de accidentes y proponer planes para combatirlas.

Por lo cual trabajarán de forma coordinada con estudiantes de la carrera de medicina con los que se realizará un proceso de identificación de factores comunes entre el estado de salud de los conductores y la accidentalidad.

Fuente: Sin Azúcar