El pulque, la bebida de los dioses de los antiguos mexicanos, no sólo es un símbolo nacional, además se descubrió que es buena para el estómago, para el intestino y que incluso tiene vitamina c.

Elcientífico alemán Alexander von Humboldt descubrió que el pulque prolongaba la energía y las funciones del sistema gástrico. A finales de ese mismo siglo esta bebida también sirvió para tratar exitosamente el escorbuto en la población poblana. Entonces el pulque se producía con regularidad y era la bebida preferida de la mayoría de la población.

Además, descubrieron que la consistencia viscosa del pulque proviene de la producción de ácido láctico, un polisacárido que es producido por la fermentación de bacterias llamadas Lactobacillus. Según el doctor Adelfo Escalante, en los pulques que ha analizado (Aculco, EdoMex; Tizayucan, Hidalgo; y Huitzilac, Morelos) la mayoría de las bacterias identificadas son Lactobacillus acidophilus. Muchas de ellas son utilizadas en la actualidad en la producción de probióticos, lo que se mostraría lo beneficioso que el pulque es para el intestino.

Los probióticos son alimentos que contienen bacterias vivas que ayudan al equilibrio de la flora intestinal y potencian el sistema inmunológico. Después de que los científicos investigaron sobre el uso medicinal y tradicional del pulque, se dieron cuenta de que era utilizado para problemas gastrointestinales, lo que tendría sentido ahora que se conocen sus beneficiosos.

También descubrieron que las cepas de estos pulques disminuyeron el nivel de infección de bacterias patógenas como Escherichia coli, Listeria monocytogenes y Salmonella Typhi.

 

Con información de Noticiero Televisa