Utilizar repelentes y mosquiteros (el uso de repelentes no se encuentra restringido durante el embarazo). Productos de repelentes para uso tópico pueden ser usados por las mujeres embarazadas siguiendo las instrucciones descritas en la etiqueta.

Productos con base tópica de N, N-dietil-meta-toluamida (DEET), aceite de hierba gatera, aceite de citronela; IR 3535; de p-mentano-3,8-diol y 2-undecanona o metilo nonil cetona no presentan restricciones de uso en las embarazadas.

• Evitar el contacto con personas con fiebre, exantemas o infecciones;

• Usar camisas de mangas largas, pantalones largos y pies cubiertos;

• Adicionalmente, tener en cuenta las medidas para reducir la presencia de mosquitos transmisores de la enfermedad eliminando criaderos que son cualquier recipiente que contenga agua estancada y que pueda servir de reservorio para el Aedes aegypti.

Las embarazadas que tienen previsto viajar:

Para las embarazadas que tengan previsto viajar a zonas donde existe evidencia de circulación del virus Zika, evaluar posponer el viaje. Si es que éste fuera imprescindible, extremar los cuidados para evitar la picadura del mosquito (ver Medidas de cuidados generales).

Lugares con circulación viral confirmada (hasta el 22 de enero); territorio nacional (Amambay), otros países de la Región; (Brasil, Colombia, Venezuela, Bolivia, Ecuador, Guyana, Surinam, Guyana Francesa, Panamá, Honduras, El Salvador, Guatemala, México, Haití, Puerto Rico, Martinica, Guadalupe, San Martín y Barbados y otros que vayan surgiendo).

Las embarazadas que ya viajaron:

Las mujeres con antecedentes de viajes a zonas con transmisión del virus Zika que presenten dos o más síntomas compatibles con la enfermedad durante el viaje o posterior a 2 semanas del mismo, tales como:

• Elevación de la temperatura corporal,

• Erupción cutánea,

• Dolores articulares, o conjuntivitis;

Embarazo en zonas con circulación de virus Zika

• A las mujeres en edad fértil que estén planificando quedar embarazadas, se les sugiere que consulten con su médico para conocer los riesgos de adquirir la infección por virus Zika durante el embarazo y evaluar posponerlo mientras dure la circulación activa del virus en el país.

• Si la mujer está embarazada se insta a extremar cuidados para evitar la picadura del mosquito y asistir a consultas prenatales periódicas, cumpliendo con todos los exámenes solicitados por el médico.

• Se recomienda al menos tres estudios ecográficos durante el periodo de embarazo, con el fin de monitorear la aparición de cualquier signo que pueda sugerir alguna afección al feto.

• No utilizar medicamentos sin orientación médica.

• En caso de presentar fiebre o erupción cutánea acudir inmediatamente a la consulta médica independientemente de haber o no viajado.

Datos adicionales sobre la enfermedad

El virus zika es transmitido por mosquitos, principalmente por el mosquito Aedes aegypti. Estos vectores también transmiten el virus del dengue y el chikungunya y se encuentran en gran parte de América.

Se estima que el 80% de las personas infectadas con el virus zika no presenta síntomas. La enfermedad sintomática es generalmente leve y se caracteriza por elevación de la temperatura, erupción cutánea, dolores articulares, o conjuntivitis no purulenta (ojo colorado). Los síntomas suelen durar de 1 a 7 días.

Las embarazadas pueden infectarse con el virus en cualquier trimestre y existe el riesgo de transmisión al feto manifestada por malformaciones congénitas.

Primeros anuncios del MSP ya se realizaron en mayo del 2015

Desde la cartera de Salud Pública se emitió la primera alerta por este virus en mayo del año pasado, atendiendo a los brotes por esta enfermedad informados por Brasil, a fin de intensificar la búsqueda de febriles y las acciones de prevención.

A finales de octubre y comienzos de noviembre de ese año, emitió la segunda alerta, ya acerca de la introducción del virus zika al país, con la circulación comunitaria en Pedro Juan Caballero, departamento de Amambay.