El poder adquisitivo del salario mínimo del trabajador mexicano se ha reducido 11.11 por ciento durante los últimos años, pero los precios de los productos básicos han aumentado un 26.9 por ciento, así como las horas de trabajo. Si el ritmo de incremento salarial al año continua como hasta ahora, a los 7.8 millones de trabajadores que ganan el salario mínimo les alcanzará para comprar una canasta alimentaria hasta 2044, expuso un informe del Centro de Análisis Multidisciplinario de la Facultad de Economía de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM).

De los 51 millones ocupados, 32 millones reciben de uno a tres salarios mínimos, es decir, de 2 mil 401 pesos a 7 mil 203 pesos mensuales. Para adquirir la canasta básica recomendable se requiere de un ingreso mensual de 6 mil 403 pesos, sin contar los gastos en servicios básicos. En contraste, sólo 3.1 millones obtiene más de 12 mil pesos, con base en la Encuesta Nacional de Ocupación y Empleo.

Esto es la consecuencia de que en la presente gestión el peso se ha depreciado frente al dólar un 40 por ciento, lo que, junto con los gasolinazos, aumentó la inflación a 6.30 por ciento [frente al 3.25 por ciento con la que arrancó)] orillando al Banco de México (Banxico) a elevar la tasa de interés a 7 por ciento [respecto al 4.50 por ciento de 2013], con lo cual se encarecen los créditos y se altera el consumo.

Con información de Sin Embargo