Héctor Serrano, titular de la Secretaría de Movilidad de la Ciudad de México (Semovi), anunció que a partir del 2018 será obligatorio que todas las unidades de transporte público concesionado deberán contar con cámaras de seguridad.

También informó que el Reglamento de Movilidad que se dará a conocer el próximo 30 de agosto hará obligatorio que todos los operadores del transporte público deberán acreditar al menos cinco años de experiencia.

Se impondrá como un requisito para pasar la revista, que en un lapso de un año todo el transporte colectivo deberá contar con cámaras, con el objetivo de inhibir la delincuencia en las unidades.

Explicó que la Semovi contará con un dispositivo para monitorear a través del C-4 la movilidad de la capital del país, por medio de redes para detectar posibles delitos.

La propuesta es que cada unidad cuente con una especie de caja negra la cuál grabará todo al interior y exterior de la unidad, misma que estará instalada en un sitio estratégico, a fin de que pueda registrar todos los detalles de cualquier situación.

Sostuvo que se platica con los representantes de los transportistas para buscar la forma de financiar la adaptación de videocámaras accesibles, por seguridad para el concesionario y el operador de la unidad.

Sobre la entrada en vigor del Reglamento de Movilidad, Serrano Cortés reconoció que existe un enorme rezago de lo que no se hizo en anteriores administraciones, de tal manera que el actual gobierno capitalino tuvo que tomar decisiones que no son populares, pero necesarias.

Con información La Crónica