desayunoo

En este regreso a clases es importante considerar un plan de meriendas y almuerzos escolares para los pequeños que asisten a clases en este ciclo.

Pues si no lo has hecho, es recomendable que te pongas desde ahora a recopilar recetas saludables y fáciles de preparar.

Solo hay que seguir estos consejos y normas básicas de la buena alimentación:

Incluir en las tres comidas del día una porción de los grupos de alimentos necesarios para su sano desarrollo y buen rendimiento escolar. Estos grupos son: proteínas (carnes, pescado, leche, yogur, queso, huevo, etc.); carbohidratos (entre ellos están los granos y la legumbres; así como el pan, la pasta y los cereales integrales); ácidos grasos esenciales (pescado, aguacate, aceite de oliva, etc.); vitaminas, minerales y fibra (presentes en frutas y verduras frescos).

Enseñarles, con el ejemplo, los hábitos de la buena alimentación. “Algunos niños son complicados para comer, pero no hay que darse por vencido para enseñarles a comer bien…Hay que servirles los alimentos saludables de manera divertida para que ellos se interesen en ellos”, explica la experta en nutrición.

Inculcarles que no se deben saltarse ninguno de los tres alimentos básicos del día, particularmente el desayuno que es fundamental para el desarrollo de los menores.

Otro beneficio de ingerir un buen desayuno es el hecho que el menor se va a sentir menos hambriento durante el día algo que le ayudará a comer lo que realmente necesita y evitar el sobrepeso.

Sustituir las meriendas o snacks “vacios o chatarra” por alimentos sanos como trocitos pequeños de zanahorias para comerlos solos o con dips saludables, tronquitos de apio o pepino para comerlos con mantequilla de almendras o maní, cuadritos o tiritas de manzana o pera (a los menores les resulta más divertido y atractivo comer las frutas picadas en vez de enteras con cáscara) o vasitos o tubitos de yogur congelado.

Incluirlos en la preparación de sus meriendas y almuerzos escolares la noche anterior. A los menores les encanta ayudar. Ellos pueden picar la lechuga y las frutas, mezclar los ingredientes que se usarán para la preparación de las salsas saludables y armar los sándwiches.

Enseñarles que deben tomar suficiente leche durante el día para que sus dientes y huesos crezcan fuertes y sanos; al igual que agua, en vez de sodas, para prevenir la deshidratación.