verduras

El consumo de verduras es muy importante para seguir una dieta saludable, ya que son una de las principales fuentes de fibra, vitaminas, minerales y antioxidantes. Sin embargo, animar a los niños a consumirlas suele ser todo un reto.Muchos padres saben que algunos niños son difíciles y selectivos con la comida. A muchos no les gusta la verdura y pueden convertir la hora del almuerzo en una auténtica pesadilla.

Un niño puede necesitar probar entre 10 y 15 veces un alimento nuevo antes de comenzar a apreciarlo; por ello, si los padres dejan de intentarlo tras unos pocos intentos, en general no lograrán introducir ese nuevo alimento. Hay que aclarar que los padres no deben forzar al niño a consumir grandes cantidades de nuevos alimentos, sino que deben alabarles cuando prueben pequeñas cantidades de uno o dos de ellos. Tras hacer esto durante un tiempo, el niño se familiarizará con las nuevas verduras y tendrá más ganas de comerlas.

Dar ejemplo es un factor importante para motivar a los niños a comer verduras. Si los niños ven que una persona adulta disfruta probando nuevos alimentos, es más probable que ellos los prueben. Además, poner las verduras fácilmente al alcance del niño permite potenciar su consumo.