granada

La granada constituye un bocado saludable gracias a su alto contenido en antioxidantes. El zumo de granada se puede comprar durante todo el año, y tanto la pulpa como el zumo de la granada contienen nutrientes que ejercen un efecto beneficioso sobre el corazón, el cáncer y  longevidad.

La granada no posee grasas saturadas ni colesterol, y son ricas en vitaminas C y K, y en fibra dietética, que beneficia el sistema digestivo; aunque hay que señalar que el único inconveniente es que, debido al contenido de fructosa natural, contiene 53 gramos de carbohidratos por porción y 234 calorías.

Consumir la fruta de la granada o su zumo es capaz de reducir  los niveles de colesterol, debido a la combinación única de polifenoles que parecen disminuir el colesterol LDL o colesterol malo en la sangre, que puede beneficiar al corazón.

El extracto de granada puede prevenir la aparición de la osteoartritis. porque es capaz de inhibir las enzimas que descomponen el cartílago, lo que reduce drásticamente el volumen de inflamatorios liberados por los tejidos.

La granada tomada en extracto puede proteger la piel contra los efectos dañinos de la luz ultravioleta, los rayos UVA y UVB; además es capaz de promover la regeneración de la dermis y de la epidermis.