espinacas

Entre sus propiedades, la espinaca posee al menos quince compuestos antioxidantes conocidos como flavonoides, los cuales, según se ha demostrado,inhiben la formación de las placas de beta-amiloides que se acumulan en el cerebro de los enfermos de Alzhéimer.

Además, la espinaca es rica en vitaminas A y K, ácido fólico y hierro.

Su contenido graso es bien bajo y su consumo ―cruda o cocinada― ofrece innumerables beneficios para el buen funcionamiento del organismo.

Para la hipertensión arterial

Al tener un contenido alto en potasio y sodio, la espinaca es muy beneficiosa para mantener estables los niveles de presión arterial. El ácido fólico presente en ella contribuye a reducir la hipertensión, a relajar las venas y a mantener un flujo sanguíneo adecuado.

Para la visión y prevenir las cataratas

Este vegetal es una fuente de beta-carotenos y otros compuestos útiles para la vista. Previene la deficiencia de vitamina A, el escozor en los ojos, las úlceras oculares y la resequedad.

Diversos compuestos presentes en la espinaca actúan como poderosos antioxidantes que previenen los efectos de los rayos ultravioletas sobre los ojos,causantes de las cataratas

Para el fortalecimiento de los músculos

Posee antioxidantes que fortalecen los músculos, especialmente los del corazón, que bombean sangre a todas las zonas del cuerpo. Es por eso que previene las enfermedades cardiovasculares, la hipertensión, así como los trastornos coronarios.

Beneficios neurológicos

El potasio, el ácido fólico y otros antioxidantes que tiene la espinaca ofrecen beneficios neurológicos, entre ellos la reducción de riesgo de contraer el mal de Alzheimer.El mismo estudio concluyó que los arándanos eran beneficiosos en la reducción del deterioro cognitivo también la conclusión de que las espinacas era eficaz para reducir el deterioro cognitivo.

Basta tomar media taza de espinaca cocida para consumir 2/3 del total de ácido fólico necesario para el organismo.