Sabias que durante los primeros años de vida, la música favorece la capacidad de los niños en varios aspectos, iniciando por sus emociones por lo que es fundamental para la concentración, la memoria, el ritmo y la socialización; ayuda a los más pequeños a incrementar su vocabulario y a desarrollar emociones y sentimientos. Entre otras cosas, oír música sirve para bajar los niveles de ansiedad y estrés. Dado que los niños son receptores de todo tipo de estímulos, se recomienda introducirlos a los ritmos y sonidos desde que son bebés.

La música es una herramienta de vida. De forma natural puede ejercer una influencia poderosa y positiva en los niños y su círculo cercano. Recuerda que la música juega un papel muy importante en el establecimiento de rutinas.

Hay momentos que vale la pena registrar y darles seguimiento. Si detectas que tu hijo inventa palabras para adaptarlas a música conocida, síguele la corriente, canten juntos y hagan propia esa melodía. Esto hará que desarrolle su creatividad y construya contigo momentos familiares únicos. Jugar y cantar al mismo tiempo con tus hijos fortalece los lazos afectivos. La música crea un ambiente rico que fomenta la autoestima y promueve el desarrollo social, emocional e intelectual.

A los niños y bebés no se les debe limitar a las canciones de cuna. Escuchar distintos tipos de música les ayudará a aprenderla, a reconocerla y disfrutarla. Por eso hay que tener claro cuáles son los beneficios de la música en los niños.

Con información de BB Mundo