Hace unos años era irreal imaginar que el cariño tenía que ver con el desarrollo de los bebés. Actualmente, está comprobado que mientras más abrazas a un bebé más crece su cerebro, arrojaron los estudios realizados en Nationwide Children’s Hospital en Ohio.

Para llegar a esta afirmación, se investigaron a 125 recién nacidos prematuros (24-36 semanas de edad gestacional) que mostraban una reacción cada que tenían un acercamiento físico. Los bebés prematuros respondieron en menor medida a los afectos, en comparación a los que no nacieron prematuros.

En otra cuestión, la investigación arrojó que los bebés que fueron sometidos a más afecto por los padres o el personal que los cuidaba, mostraban un mejor desarrollo cerebral. Ante esto, la Dra. Nathalie Maitre declaró para Science Daily, que algo tan sencillo como el contacto corporal puede hacer la diferencia.

Seguro te puedes estar preguntando, esto de qué manera se ve reflejado en su futuro. Es muy sencillo… en todo; prácticamente el correcto crecimiento cerebral, tiene que ver con el funcionamiento conductual, social, emocional y fisiológico.

Con información de BB Mundo