Dejar a un menor dentro de un carro en temporada de calor es un riesgo que puede arrebatarle la vida en minutos, por ello autoridades expertas en Neonatología hicieron un llamado a evitar esta práctica a toda costa.

Juan Ángel De León Garza, neonatólogo del Hospital Materno Infantil (HMI), señaló que los niños son muy propensos a desarrollar la hipertermia o ‘golpe de calor’, más aun si se encuentran a bordo de un carro estacionado.

Un niño puede ser muy sensible a presentar un incremento de su temperatura, ya que se puede elevar de tres a cinco veces más rápido comparado con un adulto, reveló De León Garza.

Ejemplificó que si hay una temperatura de 35 grados centígrados en el exterior, y se deja a un niño en el automóvil, aunque tenga las ventanas abiertas, la temperatura dentro del carro podría subir hasta 55 grados, lo que en diez minutos podría desatar el ‘golpe de calor’.

Cabe mencionar que a todas las personas les puede suceder esto en caso de quedarse en un auto, sin embargo los extremos de la vida son los más vulnerables, tanto adultos mayores como niños.

El problema puede radicar en que un bebé no puede pedir auxilio, ni explicar a sus padres qué siente, los síntomas para sospechar de una afectación es la irritabilidad, angustia, llanto, de no darle la atención ocurre el extremo contrario, como aletargamiento, no responde a los estímulos y el cuerpo caliente sin sudoración.

De continuar sin atención pueden desatarse una serie de convulsiones y un ataque a cualquier órgano, detalló De León Garza.

La primera atención que se le debe dar a un menor que presenta síntomas de deshidratación o golpe de calor, es sacarlo del sitio o el coche, llevarlo a un lugar fresco, refrescar el cuerpo con una toalla mojada, nunca poner agua helada o hielo.

De presentar síntomas graves debe ser llevado inmediatamente a urgencias, proporcionarle agua y suero, de ser menor a un año de edad, se le puede dar leche materna o formula láctea.

Finalmente recomendó dejar objetos indispensables a un costado del menor para así no olvidarlos, como las llaves, el portafolio, cartera o un instrumento de trabajo, para así evitar un lamentable accidente.

Con información de La Crónica