Todos los días surge otra historia sobre un hombre influyente que usa su posición influyente para salirse con la suya en casos de acoso sexual serial, o peor. En consecuencia vemos todos los días en las noticias recordatorios de la forma en que el patriarcado daña a las mujeres y niñas.

Pero los hombres y los niños, especialmente los que no caen dentro de las normas aceptadas de género, también resultan dañados por el patriarcado en formas que son obvias y más sutiles.

“Es un mito que la violencia en una cultura sólo afecte a los blancos específicos, y el patriarcado es una forma de violencia cultural”, afirma Amanda Lindamood, directora de entrenamiento y compromiso con la comunidad del Centro de Crisis de Violación de DC (DCRCC). “Cuando se limita la forma en la que puedes involucrarte en una relación, la forma en que te relacionas con tu cuerpo, y la forma en que sientes tu poder para que no sientas nada, entonces pierdes mucha autenticidad. También pierdes tu habilidad para reafirmar tus necesidades emocionales y manejar tus relaciones y no puedes desarrollar esas habilidades que son cruciales para mantener tus relaciones”.

Aquí te contamos cómo el patriarcado afecta a los hombres y a los niños.

1. Puede reforzar normas de género rígidas

No siempre es claro cuando a los hombres o los niñoslos daña la violencia basada en género porque ese tipo de violencia podría no ser física o ser encubierta, dice Jessica Raven, directora ejecutiva del CASS.

Este tipo de interacciones tienen efectos duraderos en los niños, quienes crecen creyendo que no pueden expresar lo que sienten, o tener un hobby o empleo que no sea lo “típicamente masculino”. También influirá en sus relaciones a futuro, su autoestima y su salud mental.

2. Pueden estimular la masculinidad tóxica

Quizá hayas escuchado el término ‘masculinidad tóxica´aplicado a las explicaciones de algunas de las normas y expectativas negativas que se aplican a los hombres y niños en nuestra sociedad. “La masculinidad tóxica es la forma en que la vida social se aplica a los niños y hombres para que ejecuten la masculinidad; es decir, a través emociones suprimidas, dominación y agresión”, dice Raven.

3. Podría forzar a los niños a apegarse a estereotipos dañinos de la masculinidad

Muchos de estos estereotipos masculinos dañinos se infiltran en niños cada vez más pequeños. De acuerdo con Lindamood, algunas de las formas en que la masculinidad tóxica afecta a los hombres y niños los llevan a ser insensibles a las emociones, presionarse a sí mismos a fin de parecer rudos y a parecer atractivos o ser atraídos por las niñas.

4. Dificultan ir más allá de estos estereotipos

El patriarcado siempre es contextual y sus lecciones se acumulan en el tiempo. Mientras internalizas por más tiempo algo, será más difícil escapar de la influencia sobre tu comportamiento

5. Fomenta la violencia

Los efectos negativos del patriarcado no sólo son emocionales. La masculinidad tóxica puede detonar violencia, tanto física como sexual, en contra de las mujeres, y seguido puede ser fatal.

Ejemplos de los fatales resultados de la masculinidad tóxica los vemos a diario, desde asesinatos masivos con armas de fuego a la violencia doméstica e inclusive el suicidio.

6. Puede detonar problemas de salud mental

De acuerdo con CBC, la masculinidad tóxica podría estar cuadruplicando la tasa de suicidios de los hombres canadienses. Un estudio dirigido por el Dr. Joel Wong reveló una claro vínculo entre las normas de género y la mala salud mental de los hombres.

Debido a que los hombres tienen que asumir esas normas tóxicas de género durante todas sus vidas, ellos podrían terminar suprimiendo sus sentimientos, lo cual los puede lastimar a ellos y a quienes los rodean.

Los investigadores también descubrieron que los hombres que se adhieren a las normas de género dictadas por la sociedad disminuyeron sus niveles de salud mental y elevaron su tendencia a no pedir ayuda. Ocho hombres cometen suicidio cada día en Canadá, reportó CBC.

 

Con información de Huffingtonpost