El embarazo es considerado como uno de los estados más delicados de la mujer y es que llevar un nuevo ser en el vientre no es tarea fácil; cansancio, cambios de humor y en algunas veces depresión.

Durante el embarazo la mujer está expuesta a todas las enfermedades y cuando contrae alguna, lo común es tomar algún antibiótico, pero ¿qué pasa cuando una mujer los consume sin saber que está embarazada o lo hace deliberadamente durante los primeros días del embarazo?

Un estudio realizado por el Canadian Medical Association Journal encontró que la probabilidad de un aborto espontáneo por consumo de antibióticos aumenta cuando la mujer los consume al inicio del periodo de embarazo, por ello se debe tener mayor precaución ante su uso.

El estudio fue realizado entre mujeres de 15 y 45 años que estaban dentro del seguro de medicamentos de Quebec de enero de 1998 a diciembre de 2009, tras el análisis de los datos se encontró que 8 mil 702 mujeres habían sufrido un aborto espontáneo ocurrido generalmente durante la semana 14 de embarazo, de ellas, el 16.4 por ciento indicaron que tomaron algún antibiótico durante el embarazo.

Este estudio revela que no todos los antibióticos causarían esta reacción durante el embarazo, por ejemplo la penicilina, eritromicina y la nitrofurantoína no causarían aborto espontáneo.

Por el contrario, las mujeres diagnosticadas con este caso de interrupción involuntaria del embarazo de manera espontánea dijeron haber consumido antibióticos derivados de los macrólidos, quinilonas, tetraciclidas, sulfonamidas y metronidazol.

Por ello las mujeres que sospechan estar embaradas deben abstenerse de consumir cualquier antibiótico sin antes consultar a su médico, quien en caso de presentar embarazo les indicará un tratamiento adecuado.

Con información de Debate