Luego de un intenso debate la Asamblea Constituyente aprobó el artículo 14, que en su apartado F numeral 3 que ratifica la prohibición de que se privatice el servicio del agua en la Ciudad de México.

En su sesión ordinaria de este martes, la Comisión Carta de Derechos presentó una nueva redacción de ese artículo -el cual no había obtenido anteriormente los votos mínimos-, y que iba avalada por los coordinadores de los principales grupos parlamentarios de ese órgano legislativo.

El nuevo dictamen establece que “el agua es un bien público, social y cultural. Es inalienable, inembargable, irrenunciable y esencial para la vida. La gestión del agua será pública y sin fines de lucro”.

Durante la discusión que se dio en la tribuna, Jaime Cárdenas e Irma Eréndira cuestionaron esa redacción alterna, ya que en su opinión se había dejado abiertas ventanas para que entre el capital privado e incluso no se habían atrevido a frenar las privatizaciones que ya se tienen en ese sector, sobre todo en cuanto a facturación y cobro.

En sentido contrario, Clara Brugada y Bernardo Bátiz defendieron los términos en que quedó el numeral 3 del artículo 14 y afirmaron que al quedar la frase de que todo el proceso del agua será “gestión pública, sin fines de lucro”, se eliminaba cualquier posibilidad de capital privado en este ámbito, y “no nos hacemos tontos, como dice el diputado que me antecedió”, respondió al micrófono Brugada.