El gasolinazo ya cobró su primea factura en la línea 2 del Metrobús, que va de Tacubaya a Tepalcates, al dejar de operar 10 unidades, situación que se generalizará en siete de las 11 empresas operadoras del sistema y en varias rutas, advirtieron integrantes de Transportistas Unidos por una Tarifa Justa y Digna.

La negativa de las autoridades a otorgar un aumento urgente a la tarifa de tres pesos en colectivos y cuatro en corredores viales; así como 10 pesos por kilómetro recorrido en Metrobús y la homogeneización del pago en éste, que va de 31 a 39 pesos, nos llevaría a dejar de dar el servicio a los usuarios a corto plazo.

De concretarse, por el alza en más de 50 por ciento en los costos de operación se afectaría a 11 millones 200 mil personas que utilizan estos servicios, que son más de 5 millones 720 mil que en conjunto mueven Metro, Sistema M1, Tren Ligero y Trolebús.

En una situación similar están concesionarios de rutas y corredores viales, pues la condonación de la revista vehicular, tenencia, bases y recorridos a cambio de mantener la tarifa es inviable, al representar 2.04 por ciento del gasto de combustible de 2013 a la fecha, equivalente a 3 mil 500 pesos en combis y micros, y 6 mil 200 pesos en autobuses, explicaron.

Una salida viable, es la entrega de vales de gasolina anuales, que significaría mil 69 millones 200 mil pesos, la cual subsidiamos a los pasajeros y, aun cuando pareciera estratosférica, es posible que el gobierno la otorgue.

La dirección del Metrobús dijo que se trataba de una mala operación, cuando se debió a una falta de pago de combustible al proveedor, situación que continuará en las horas pico, mientras no exista un ajuste al pago por kilómetro y las seis líneas en operación reciban la misma cantidad.

 

Con información de La Jornada