El científico mexicano Rafael Navarro anunció su participación en la misión ExoMars de la Agencia Espacial Europea (ESA) a través del instrumento Habit, que estudiará la presencia de agua y radiación en Marte, claves para su habitabilidad.

Con su participación en esta misión europea, el también investigador de Ciencias Nucleares de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM) se convierte en el primer mexicano que tiene presencia en dos misiones espaciales de Marte.

ExoMars 2020 es una misión conjunta entre la ESA y Roscosmos (la agencia espacial de Rusia) y busca, mediante unos 17 instrumentos, averiguar si hay o hubo vida en el planeta rojo e investigar si se podría habitar en un futuro.

Los dos instrumentos europeos que se proponen son el experimento Lander Radioscience (LaRa) y el paquete Habability, Brine Irradiation and Temperature (Habit), en el que participará Navarro como parte de un equipo dirigido por la Universidad de Tecnología de de Lulea, Suecia.

De esta manera, a través de Habit se podrá investigar la formación de salmueras (líquidos con alta concentración de sal) y, en esencia, la disponibilidad de agua, indicó Navarro desde la Ciudad de México.

Marte tuvo agua líquida y “la idea es buscar evidencias de vida en el pasado y presente”, agregó.

El científico no descartó que, de quedar demostrado que se puede desarrollar vida en este planeta, se indague la manera de “llevar vida de la Tierra” y convertir Marte “de un planeta desértico a uno hídrico, a un planeta con vida”.

Por primera vez, dijo, se estudiará la habilidad de tener tecnología que ayude en misiones futuras. En este caso, se ensayará la captación de agua de la atmósfera para convertirla en agua que pueda ser consumida para futuros astronautas.

Navarro, que ha participado en la misión Curiosity a Marte de la NASA, señaló que está previsto que el cohete del ExoMars sea lanzado el 2020 desde Kazajistán, y llegue al planeta rojo nueve meses más tarde.

El robot de ExoMars tiene una vida de entre seis meses y un año, y la plataforma de superficie donde estará Habit tendrá una actividad de un año.

Ello diferencia ExoMars del Curiosity, pues este se alimenta de energía nuclear y por ello lleva desde el 2012 en funcionamiento.

Con información de El Universal