Esta semana el Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia (Unicef) presentó los resultados de acciones que ha realizado desde los pasados sismos del mes de septiembre, en donde afirmó: “No se debe perder de vista a un solo niño, niña o adolescente que requiera de apoyo”.

“Es prioritario, tanto para el futuro de la infancia afectada como para el desarrollo de México, que estas familias reciban el apoyo adecuado para garantizar que sus hijos vivan bajo techo seguro, asistan a la escuela y vean cubiertas todas sus necesidades básicas”, agregó el representante de UNICEF en México, Christian Skoog en dicho informe.

Cabe señalar, la protección y la atención psicoemocional de niños, niñas y adolescentes; el regreso a la escuela y la prevención del abandono escolar y el acceso a instalaciones adecuadas y el suministro de productos de higiene y saneamiento, fueron las tres prioridades en los que la UNICEF basó su plan de respuesta a través de misiones de evaluación inmediatas a la catástrofe.

Por lo que la UNICEF puso en marcha una campaña de recaudación de fondos y fortaleció alianzas con actores clave de la sociedad civil, el sector privado y los gobiernos, “lo que ha sido fundamental para atender de forma inmediata estas áreas prioritarias”.

Entre los logros que enlista la institución internacional, fue haber instalado 34 Espacios Amigables para la Infancia y 100 Espacios Temporales de Aprendizaje en beneficio de 3,126 y 4,329 niños respectivamente, y la capacitación de 353 maestros de forma directa y 5,296 de manera indirecta, así como de 171 facilitadores de los Espacios Amigables para la Infancia sobre herramientas y estrategias de apoyo psicoemocional.

Difundió, además, mensajes sobre promoción de la lactancia materna en 600 albergues y centros de acopio, en apoyo a 2,400 mujeres embarazadas y lactantes.